“Cuentas iguales”, ironizó García Márquez desde Twitter


El colombiano, Nobel de Literatura en 1982, envió un escueto mensaje a su colega peruano Mario Vargas Llosa, con quien mantiene una vieja y profunda rivalidad.
“Cuentas iguales”. Así de escueto fue el escritor colombiano al enterarse de que Vargas Llosa había ganado el Nobel de Literatura. Sin nombrarlo, en un texto críptico, quien recibiera el galardón en 1982 se limitó a aclarar que ahora se consideraba empatado con quien es para muchos su rival, en términos literarios como personales.

Ambos escritores tuvieron una estrecha amistad en los años 60, cuando el llamado boom latinoamericano se transformó en un suceso de ventas que trascendió las fronteras de Amércia Latina.

Ambos se conocieron en Venezuela, en 1967, durante la entrega a Mario Vargas Llosa del Premio Rómulo Gallegos. Ese mismo año, Márquez publicó su novela consagratoria, Cien años de soledad.

Luego de este acercamiento, la obra del colombiano se convirtió en eje de la tesis doctoral del escritor peruano: García Márquez: Historia de un deicidio. Con ella se doctoró en la Universidad Complutense (1971).

Pese al hermetismo de sus protagonistas, se supo que la historia de esta amistad terminó abruptamente con un confuso incidente que las partes prefieren no evocar. “Que los biógrafos se encarguen de ese tema”, dijo alguna vez Vargas Llosa, sobre su pelea con el novelista colombiano.

Cuentan que en el año 1976 los dos escritores asistían a una proyección de La Odisea de los Andes en la ciudad de México. Al finalizar la película, García Márquez se acercó al peruano para abrazarlo, pero fue recibido con un puñetazo en la cara.

La pelea se habría detonado por por celos de Vargas Llosa hacia García Márquez, quizá por una presunta falta de respeto del colombiano con Patricia, la esposa del peruano o, incluso, una infidelidad.

El periodista peruano Francisco Igartua, testigo de aquel evento, escribió en su libro Huellas de un destierro que “Mario le dio un solo golpe y lo noqueó, diciéndole: «Esto es por lo que le hiciste a Patricia en Barcelona»”. A partir de esa breve frase se tejieron decenas de especulaciones durante décadas, y el ojo morado de García Márquez fue la comidilla del ambiente literario de aquellos años.

No obstante, el tiempo calmó los ánimos entre estos dos grandes de las letras, y las diferencias se superaron cuando en 2007 Vargas Llosa aceptó prologar la obra máxima de García Márquez, Cien años de soledad, en su 40º aniversario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s