Natascha Kampusch publica el relato de sus ocho años de secuestro


La prensa austríaca adelanta extractos del libro 3096 días, en el cual, la joven que hoy tiene 22 años relata las vejaciones a las que fue sometida por el hombre que la secuestró cuando era una niña.
“Fui secuestrada cuando tenía 10 años, y en aquel momento, no tenía una idea muy concreta de qué eran las relaciones sexuales o, al menos, no lo recuerdo. Nunca terminé de entender lo que empezó a hacerme apenas me encerró, pero para mí no eran relaciones y sólo sé que me producía dolor físico. El daño psíquico todavía no he podido calibrarlo”.

Para que estas vejaciones la afectaran lo menos posible, Natascha había desarrollado un método: “Abandonaba mi cuerpo y veía desde muy lejos lo que hacía conmigo”.

En otra parte del libro, relata: “Después de violarme, él se quedaba muy relajado y no podía evitar dormirse, por eso me esposaba a él: para que yo no intentase escaparme o hacerle daño mientras dormía”.

Ese es el relato que hace Natascha hoy en su biografía de 284 páginas sobre el tiempo de interminables vejámenes y violencia que pasó en manos de su secuestrador, Wolfgang Priklopil, de 44 años. El hombre la mantuvo prisionera por ocho años en el sótano de su casa y la obligaba a llamarlo “señor” o “maestro” en todo momento.

Priklopil la golpeaba “unas 200 veces por semana, con los puños en la cabeza”. Recuerda la joven: “Y me dolía mucho, lloraba de dolor”.

Pese a lo terrible de la experiencia, por momentos, la joven parece encontrar atenuantes a la conducta de su secuestrador, como cuando dice que al principio él no la quería “para nada sexual, solamente quería dormir conmigo para tener compañía, porque se sentía muy solo y necesitaba tener a alguien a quien abrazar”.

Recuerda, incluso, que el día de su secuestro le preguntó a Priklopil: “¿Vas a abusar de mí?”, y que él respondió: “Eres demasiado joven para eso”.

Natascha relata también sus reiterados intentos de suicidio, que llegó a considerar la única vía de escape al horror. “La primera vez que dormí con él fuera del escondite, en la parte de arriba de la casa, tenía 14 años. Fue cuando realicé el primer intento de suicidio. Después lo intenté muchas otras veces, fabricando horcas con prendas de ropa, cortándome las venas, llenado la habitación de humo de la hornalla, con la esperanza de no poder respirar más, o punzándome con una aguja”.

En el libro, Natascha menciona que su captor había afirmado que su intención era entregarla a “los otros”, dato que reabrió la especulación acerca de que Priklopil podría no haber actuado solo.

Kampusch relata que el sótano en el cual vivió recluida “era frío, húmedo, repugnante” y que debido a ese encierro perdió el sentido del tiempo.

Un pasaje del libro está referido al maltrato constante: “Me agarraba brutalmente, me estrangulaba y me pegaba”. También le hizo pasar hambre.

“Quería impedir que me desarrollara como adulta. Era paranoide, enfermo, pobre. De lo contrario, no habría necesitado secuestrar a una niña», cuenta Kampusch.

El libro será presentado esta semana en Viena y, posteriormente, se editará también en español, entre otras lenguas. La joven presentará su obra y leerá algunos pasajes en una librería de la capital austríaca.

Priklopil logró eludir a la justicia, ya que se suicidó la noche en que Natascha Kampusch logró finalmente fugarse, en agosto de 2006.

Share

Anuncios

Una respuesta a “Natascha Kampusch publica el relato de sus ocho años de secuestro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s