Una adolescente fue enterrada viva por tener amigos


Una adolescente turca que fue hallada muerta en un agujero al lado de su casa probablemente fue enterrada viva por sus propios parientes para “lavar el honor” de la familia, que sospechaba que la joven frecuentaba la compañía de hombres.

Medine Memi, de 16 años, fue encontrada en el agujero en diciembre. Se hallaron grandes cantidades de tierra en sus pulmones y su estómago, según una fuente que pudo tener acceso al informe forense.

Su padre y su abuelo han sido detenidos, pero no han sido acusados formalmente.

Los homicidios para “lavar el honor” ocurren todos los años en Turquía, pese a las medidas adoptadas por el gobierno para eliminar esa práctica.

“Dos meses después de que la policía hallara el cuerpo de Medine enterrado en el jardín de la casa de su familia, un equipo de médicos de la Universidad de Malatya completó la autopsia”, señaló el periodista de la BBC en Estambul, Jonathan Head.

“Según una fuente que ha visto este informe, sólo se observó una herida leve en su cuerpo y no se encontraron evidencias de que hubiera sido drogada”, agregó Head.

Manos atadas

La joven tenía las manos atadas detrás de la espalda y la autopsia indica que habría sido enterrada con vida.

La policía halló el cuerpo de Medine enterrado en el jardín de la casa de su familia

Jonathan Head, periodista de la BBC en Estambul

La policía fue a su casa después de que un vecino denunciara que Medine no había sido vista en un mes.

Encontraron sus restos en el agujero, recién cubierto con concreto.

Una organización local que hace campaña contra los homicidios de honor señaló que la víctima se había presentado ante la policía en tres ocasiones para quejarse de que le pegaban, pero en todas esas instancias fue devuelta a sus familiares.

“Un miembro de la organización visitó a la madre de Medine pocos días después del hallazgo de su cuerpo, pero ella se encontraba demasiado acongojada para darles información”, según Head.

No fue a la escuela

Medine, quien nunca llegó a estudiar en una escuela, vivía en Kahta, una población de mayoría kurda en el sudeste de Turquía, donde suelen ocurrir la mayoría de los homicidios de honor.

El pueblo tiene fama de ser un lugar muy conservador y religioso, y es un baluarte de la otrora poderosa secta islámica Naksibendi.

Esa secta fue proscrita en 1925 por el fundador del Estado turco moderno, Ataturk, pero ha revivido en años recientes.

Si bien es cierto que la mayoría de estos homicidios se llevan a cabo en el seno de comunidades musulmanas conservadoras, se considera que la práctica está más vinculada a las costumbres de esta región de Turquía que a las creencias religiosas.

Fuente: bbc.co.uk

Bookmark and Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s